Una Alegría Inesperada, A Joyful Surprise, Puerto Rico

Cuatro personas de pie sonrientes sosteniendo un certificado.En julio del 2009, recibí una visita inesperada de un trabajador social del Departamento de la Familia en el pueblo de Utuado, Puerto Rico. Él me informó que iba a remover tres niños y estaba identificando un hogar que los pueda recibir. Llegó porque una tía de los niños indicó que yo podría aceptarlos porque los conocía y tenía empatía con ellos. Se me informó que sería por alrededor de 3 a 6 meses mientras la madre ponía en orden su vida y demostraba que los podía tener. Acepté porque, aparte del cariño, no quería que los separaran y sufrieran más. Esto se convirtió en 12 años dedicados al bienestar y a transformar la vida de los menores. Ahí me convertí en madre de crianza.

Me di a la tarea de educarlos, inculcarles valores y proveerles todas sus necesidades básicas. Busqué ayuda de psicólogo y otros especialistas para trabajar en su salud emocional. Mi enfoque fue y es que se sintieran en un hogar seguro y se integraran a la familia. Mi mayor satisfacción es que son jóvenes respetuosos y responsables, y se han destacado en modelaje y deportes. Los mayores se independizaron y están trabajando. La menor está en la Universidad Interamericana de Arecibo estudiando para auxiliar de farmacia. Actualmente está realizando la práctica. Estos niños han llenado a plenitud mi vida. Son 12 años llenos de vivencias y aprendizaje, tanto para ellos como para mí.

Para aprender más sobre la Administración de Familias y Niños dentro del Departamento de la Familia de Puerto Rico, visite su sitio web.

READ THE PREVIOUS STORY

READ THE NEXT STORY